Estás aquí
Inicio > Artículos > Declaración No Más Ejecuciones en el Barrio

Declaración No Más Ejecuciones en el Barrio

“…el color moreno, el color negro, eso se criminalizó; el racismo; se criminalizó la pobreza, los pobres son los delincuentes… Esa es la visión reaccionaria, es la visión desde la óptica burguesa de este problema…Y eso se instaló aquí y todavía estamos batallando, con esos viejos vicios, viejos venenos que inocularon el cuerpo social, cuerpos policiales, cuerpos de seguridad”.

Chávez, 2012

 

Nosotras/os; colectivos, movimientos, organizaciones de base, partidos políticos o militantes de izquierda; que hacemos parte de la Revolución Bolivariana o que hemos hecho solidaridad internacional con ella, preocupados por los datos que expresan una sostenida violencia clasista de los cuerpos de seguridad, que victimiza particularmente a jóvenes de los sectores populares, declaramos lo siguiente:

  1. Los datos oficiales venezolanos, de la policía de investigación (CICPC) y del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, señalan que las muertes directamente causadas por el Estado aumentaron en un 384,6% entre 2013 y 2018 (de 1.091 a 5.287), pasando de ser el 7% del total de muertes violentas a ser el 33,2% de estas.
  2. La gravedad de estos datos cuantitativos aumenta cuando se complementan con las muy numerosas denuncias y testimonios de madres pobres que señalan que sus hijos fueron ejecutados y que la policía simuló un enfrentamiento y amenazó a los testigos, tal como muestra una reciente investigación que recupera la voz de las víctimas: “estábamos abajo escuchamos un tiro, uno solo, que me imagino que fue el que le dieron a él, y después escuchamos varios tiros, después vimos cuando lo sacaron en la sábana” ; “…sonaron varios disparos pero a él le dieron sólo uno. Un tiro y lo dejaron desangrar. La gente les gritaba que lo sacaran, que lo sacaran, pero no lo sacaron”; “El día que mataron a mi hijo, él estaba durmiendo, y la policía se metió en su casa. Al que mataron primero fue a él. Los vecinos dicen que él pegaba gritos y lloraba, clamando que no lo mataran”; “A mi primo lo sacaron de su casa, él estaba durmiendo. La policía dijo que había sido un enfrentamiento”; “Sacaron de mi casa a mi sobrino, que estaba viendo televisión conmigo… Cuando yo escuché los disparos, yo salí corriendo…Después la policía dijo que había sido un enfrentamiento”; “Yo no denuncié, no sé, por miedo, porque ellos ya sabían dónde nosotros vivíamos, me da miedo por mi otro hijo, más que todo por él[1].
  3. Compartimos con el Comandante Chávez su denuncia de la “visión clasista y racista” que existe en los cuerpos de seguridad y que está orientada a “preservar los intereses de las clases dominantes”. Se trataba de una clara línea programática de transformación que impulsó con fuerza hasta su muerte.
  4. Asesinar jóvenes acusados de prácticas delictivas, no solo es contrario a los derechos humanos y a una apuesta emancipadora; sino que además la investigación empírica demuestra su ineficacia para garantizar seguridad: solo contribuye a aumentar el espiral de violencia delictiva, al tiempo que deja intacta la estructura empresarial del delito, con sus elites por una parte y su ejército de reserva de pobres, por otra.
  5. Vemos con gran preocupación que desde las actuales instituciones del Estado no se expresan críticas sobre el aumento de la violencia policial clasista, ni debates o signos que permitan pensar que puede ocurrir un cambio en la política. Ello implica que los sectores populares, el principal sujeto de la Revolución Bolivariana, ve disminuido hoy su poder de reclamo y capacidad de movilización frente a la vulneración de sus derechos.
  6. Entendemos que una Revolución se mantiene viva y avanza cuando es posible el debate democrático en su seno, la detección de tendencias contrarias a sus principios y la posibilidad de correcciones. Y muere cuando el debate no es posible y se consolidan tendencias conservadoras que restauran prácticas clasistas. Por tal razón, y reivindicando los principios de la Revolución Bolivariana, le solicitamos a las más altas autoridades del Estado que analicen la situación y, desde el marco programático constitucional y chavista, adopten medidas inmediatas para revertir la política de ejecuciones extrajudiciales en los barrios populares.

Caracas, 15.11.19

#NoMasEjecucionesEnElBarrio

Suscriben:

Organizaciones

  1. Surgentes. Colectivo de DDHH
  2. Comuna Socialista El Maizal
  3. Fuerza Patriótica Alexis Vive
  4. Plataforma de Lucha Campesina
  5. La Araña Feminista
  6. Tinta Violeta
  7. El Entrompe de Falopio
  8. Voces Urgentes
  9. Tatuy TV
  10. Laboratorio Crítico Comunachos
  11. Cooperativa Unidos San Agustín Convive
  12. Corriente Marxista Lucha de Clases
  13. Universidad Popular de las Comunalidades
  14. La Garganta Poderosa (Venezuela)
  15. Festival de Cine de la Mujer María Lionza
  16. Calistenia Cultural
  17. Voces Latentes
  18. Asociación de DDHH “Coca Gallardo” desde Salta, Argentina
  19. Encuentro Poético del Sur
  20. Jóvenes por la Patria (JPP)
  21. Grupo de Pesquisa em Etnopolítica, Pensamento Administrativo e História do Estado e das Instituições – Epahei (Brasil)
  22. La Mochila Migrante
  23. Bloque Popular Bolivariano Sur de Lago
  24. Concejo Campesino Argimiro Gabaldón
  25. Sindicato Nacional de Trabajadores de la Universidad Central de Venezuela (SINATRAUCV)
  26. Comuna Socialista 5 de Marzo Comandante Eterno

Personas

  1. Reinaldo Iturriza
  2. Luis Salas
  3. Soraya El Achkar
  4. Gerardo Rojas
  5. Heidi Domínguez
  6. Ana Graciela Barrios
  7. Amaylin Riveros
  8. Martha Lía Grajales Pineda
  9. Maureen Riveros
  10. Antonio González Plessmann
  11. Alba Carosio
  12. Gabriela Barradas
  13. Yoel Amaya
  14. Angélica García
  15. José Ángel Rodríguez Reyes
  16. Mari Eva Caguaripano
  17. Helga Malave
  18. Isaloren Quintero Bernal
  19. Indhira Libertad Rodríguez
  20. Orlando Monteleone
  21. Vicmar Morillo
  22. Douglas Aponte
  23. Mauricio Sánchez
  24. Karina Chacón
  25. Omar Ruiz
  26. Daniella Inojosa
  27. Isabel Gómez
  28. María Centeno
  29. Alejandro Cabrera
  30. María Eugenia Freitez
  31. Manuel Gándara
  32. Alejandra Morales Hackett Venezolana residente en Suecia
  33. José Luis Sifontes
  34. MaryLuz Guillen-Rodriguez
  35. Judith Galarza (Activista DDHH . México)
  36. Adriana Duarte Bencomo
  37. José Manuel Iglesias Ogando
  38. Cristina Otálora
  39. Jesús E. Machado M.
  40. Berta Elena Barrios
  41. María Isabel Bertone (Argentina)
  42. Cira Pascual Marquina
  43. María Antonieta Izaguirre
  44. Ana María Reyes Barrios
  45. Luis Guillermo Quintana Pérez
  46. Adriana Gregson
  47. Fernando Pintos
  48. Edith Pineda Arvelo
  49. Manuel Azuaje Reverón
  50. Marisol Guedez
  51. Adelmo Becerra
  52. Raul Zelik, escritor y miembro del comité ejecutivo del partido DIE LINKE
  53. Ulrich Brand (Catedrático de Políticas Internacionales. Universidad de Viena, Austria)
  54. Liliana Dayana Buitrago
  55. Leander Pérez González
  56. María Riera
  57. Manuel Eduardo Parra Suarez
  58. Joel Linares Moreno
  59. Sandino Primera
  60. Alejandro David Rivas Viloria
  61. Fernando Saldivia Najul
  62. Amarildo Ferreira Júnior – profesor e investigador en el Instituto Federal de Educação, Ciência e Tecnologia de Roraima (IFRR, Brasil)
  63. Ketsy Medina Sifontes
  64. Eduardo Sánchez
  65. Deyanira Romero
  66. Francesca Pérez
  67. Jairo Colmenares
  68. Meresvic Morán
  69. María Rodríguez
  70. Luis Alberto Ochoa
  71. Gregorio Javier Almeida
  72. Julio Fermín Salazar
  73. Andy Hernández

[1] Testimonios recogidos por Surgentes. Colectivo de DDHH

 

Deja una respuesta

Top